counter create hit Grandes borrachos colombianos Vol. I Borrachos grecocaldenses - Download Free eBook
Hot Best Seller

Grandes borrachos colombianos Vol. I Borrachos grecocaldenses

Availability: Ready to download


Compare

30 review for Grandes borrachos colombianos Vol. I Borrachos grecocaldenses

  1. 5 out of 5

    Adriana Villegas Botero

    Libros Malpensante, sello editorial de la revista del mismo nombre, lanzó en abril “Grandes Borrachos Colombianos”, cuyo primer volumen, dedicado a los Borrachos Grecocaldenses fue escrito por Pablo Rolando Arango, un personaje exótico en la fauna manizaleña: ácido, lenguaraz, crítico, incorrecto. Oficia como profesor de filosofía en la Universidad de Caldas aunque para efectos de esta obra su profesión más relevante es la de ex bebedor. La indicación “volumen 1” que resalta en la portada hace pr Libros Malpensante, sello editorial de la revista del mismo nombre, lanzó en abril “Grandes Borrachos Colombianos”, cuyo primer volumen, dedicado a los Borrachos Grecocaldenses fue escrito por Pablo Rolando Arango, un personaje exótico en la fauna manizaleña: ácido, lenguaraz, crítico, incorrecto. Oficia como profesor de filosofía en la Universidad de Caldas aunque para efectos de esta obra su profesión más relevante es la de ex bebedor. La indicación “volumen 1” que resalta en la portada hace prever que vendrán más libros. No hay duda sobre la cantidad de material narrativo que arrojan las anécdotas criollas de cantinas, copas y licor. Desconozco si los rusos ya escribieron su propia enciclopedia de la borrachera, de la cual su expresidente Boris Yeltsin da para un tomo. Que Colombia se lance entonces a esta aventura literaria de tener su propia serie etílica merece un brindis. Con aguardiente doble. Aguardiente porque en este país se bebe de todo, desde Old Parr de contrabando en Cesar y La Guajira hasta chirrinche en las cárceles, pero el primer volumen de esta colección está dedicado al guaro. Los cuatro relatos que componen este librito, y que habían sido publicados con variaciones en Universo Centro y El Malpensante, tienen como elemento común el aguardiente, el ambiente de cantina, la música de carrilera, el guayabo y las ganas de volver a tomar. Una cosa es una borrachera en un club, en una playa privada o en compañía de la esposa, y otra muy distinta en una cantina de pueblo, con la música de fondo del Caballero Gaucho y la incertidumbre sobre de dónde saldrá la plata para pagar la cuenta. Ese paisaje cultural cafetero es el que pinta con humor e ironía Pablo Rolando Arango: los abanderados del periodismo de inmersión tienen acá un nuevo libro de cabecera. “En cada pueblo de Caldas hay poetas, academias de historia, jurisconsultos, pendejos que citamos a Platón para pedir una media de aguardiente o hablar de borracheras”. Así escribe Pablo Rolando: Mezclando Kierkegaard con botellas, Hobbes con riñas y el ágora griega con la prosopopeya grecocaldense. En un aparte del segundo relato el autor critica los textos académicos que producen las universidades. Dice que han adoptado un estereotipo de “lenguaje pomposo, ausencia absoluta de humor o gracia en sus escritos, producción industrial de publicaciones, trabajo industrioso en horario de oficina”. La prosa de Pablo Rolando, por fortuna, se cuida de ser todo lo contrario: lenguaje sencillo, ameno, con gracia, humor y breve. Fruto de la vida de la calle con la gente común y corriente, y no de la presuntuosa burbuja academicista. Escribí “librito” para describir este volumen, porque eso es: 86 páginas en un formato pequeño, en una edición sencilla y sin grandes pretensiones. El primer relato es una narración en rotunda primera persona de los inicios del autor en el ejercicio de empinar el codo, en Manzanares y Pensilvania. Los otros tres textos son perfiles sobre el profesor Jorge Iván Cruz, el ajedrecista Oscar Castro y el músico Luis Ángel Ramírez, conocido como El Caballero Gaucho. Textos sobre borrachos escritos con la gracia lúcida del que está achispado, y la claridad del sano juicio. Ver más en: http://secretodelectura.blogspot.com....

  2. 5 out of 5

    Lucas Sierra

    Las cuatro breves biografías (una auto) de este volumen entregan cuatro perspectivas sobre el alcoholismo visto como una opción de vida, un ejercicio de la bohemia no exento de poética y deliberadamente elegido, consecuencia prometéica de aquellos encargados de ofrecer el fuego a la raza humana. Pablo Rolando Arango comienza la obra con la confesión de su despertar etílico. El primer texto, Ahogarse en una copa da cuenta de su adolescencia y juventud, donde el erotismo y la búsqueda de identidad Las cuatro breves biografías (una auto) de este volumen entregan cuatro perspectivas sobre el alcoholismo visto como una opción de vida, un ejercicio de la bohemia no exento de poética y deliberadamente elegido, consecuencia prometéica de aquellos encargados de ofrecer el fuego a la raza humana. Pablo Rolando Arango comienza la obra con la confesión de su despertar etílico. El primer texto, Ahogarse en una copa da cuenta de su adolescencia y juventud, donde el erotismo y la búsqueda de identidad gravitan siempre alrededor de una mesa de cantina con botellas de aguardiente. Desde aquí y hasta el final el lenguaje será la celebración del ingenio: un humor rápido, de contradicciones develadas, es el tono común en Grandes borrachos colombianos Vol. I Borrachos grecocaldenses. Las tres piezas restantes -El próximo presocrático, El último samurai, y No bebas, amigo- versarán, en su orden, la vida de un profesor de filosofía encargado de dictar Kant, la de un ajedrecista genial sacrificado al gusto del juego y la bebida, y la de un cantante de música popular, sobrio por decisión, ebanista por dignidad. En cada una de ellas aparecen elementos comunes (tanto que, en ocasiones, son líneas casi idénticas en los textos) a las preocupaciones del autor: la ironía como forma de existencia y resistencia, la identidad local y sus problemáticas, una posible explicación al acto autodestructivo de beber hasta perder la conciencia y sus relaciones con la masculinidad férrea a la que obliga una idiosincrasia hermética. De todos los textos, El último samurai resonó conmigo. Primero, por mi propia frustración ajedrecista, calmada en partidas de media noche entre amigos en mitad del primer parque de Laureles, donde entre cervezas y jaques veíamos amanecer. Luego, por la forma en que se sugiere a Óscar Castro como un jugador real, uno al que lo que le importa es la belleza del juego y frente al cual el triunfo o la derrota son apenas incidentes: lo que importa es jugar, si acaso (59). Esa breve biografía es hermosa. Todas las compendiadas en este primer volumen, a su manera, lo son. ¿Por qué, entonces, las dos estrellas? Por la reiteración excesiva. Porque al momento de hacer un libro no debería bastar la compilación de artículos, habría que pulirlos, eliminar las repeticiones, prever que el lector pasará de un texto al siguiente y que encontrará las cacofonías desestimulantes. Como aclaración final: escribo sobrio esta reseña, que sería seguramente distinta si me permitiera media botella de aguardiente.

  3. 5 out of 5

    Jorge Valencia

    Gran relato,

  4. 4 out of 5

    Juan Sebastián Cañas Silva

    Cuatro relatos sobre borrachos "grecocaldenses": el mismo autor, un profesor de filosofía, un ajedrecista y un ebanista que también es cantor. Un libro que camina entre contrastes, llevado por el humor, la resignación y la ironía. Lo único que recrimino es lo corto y lo único que espero son los próximos volumenes. Ahora me voy a escuchar "alma de mujer" mientras tomo pony malta. Cuatro relatos sobre borrachos "grecocaldenses": el mismo autor, un profesor de filosofía, un ajedrecista y un ebanista que también es cantor. Un libro que camina entre contrastes, llevado por el humor, la resignación y la ironía. Lo único que recrimino es lo corto y lo único que espero son los próximos volumenes. Ahora me voy a escuchar "alma de mujer" mientras tomo pony malta.

  5. 4 out of 5

    Andrea Puig

    Semblanza del pueblo cafetero visto desde el fondo de una copa de aguardiente; relato de la realidad evadida, de los sufrimientos imborrables por los vapores etílicos, de los chispazos entre la sobriedad y la borrachera, de los encuentros y desencuentros que se adivinan al final de la noche, viaje al interior de la mente pero sin brújula. Lleno de notas de humor, filosofía y realidad adusta, este libro da cuenta de la forma en que la botella moldea el tránsito entre el campo, la montaña, el talle Semblanza del pueblo cafetero visto desde el fondo de una copa de aguardiente; relato de la realidad evadida, de los sufrimientos imborrables por los vapores etílicos, de los chispazos entre la sobriedad y la borrachera, de los encuentros y desencuentros que se adivinan al final de la noche, viaje al interior de la mente pero sin brújula. Lleno de notas de humor, filosofía y realidad adusta, este libro da cuenta de la forma en que la botella moldea el tránsito entre el campo, la montaña, el taller y la cantina, dibujando como notas de fondo la ironía, la belleza, la desdicha y la experiencia velada de lo irremediable.

  6. 5 out of 5

    Ricardo

    _"En el Eje Cafetero somos conservadores porque honramos el poder y la fuerza, y despreciamos la impotencia y la debilidad precisamente porque somos pobres, impotentes y frágiles como una flor. La noción de ley que domina por estos lados es la del más fuerte, que no es ninguna ley. Nada está permitido, ni el más pequeño gesto que delate una emoción, excepto si estás borracho. La solución entonces es estar ebrios la mayor parte del tiempo"_ _"En el Eje Cafetero somos conservadores porque honramos el poder y la fuerza, y despreciamos la impotencia y la debilidad precisamente porque somos pobres, impotentes y frágiles como una flor. La noción de ley que domina por estos lados es la del más fuerte, que no es ninguna ley. Nada está permitido, ni el más pequeño gesto que delate una emoción, excepto si estás borracho. La solución entonces es estar ebrios la mayor parte del tiempo"_

  7. 5 out of 5

    Jose Tovar

    Sintetizar el placer por el licor y la filosofía que hay detras de cada trago hacen de este libro un recomendado. Pablo Arango, el mismo que nos habló sobre la farsa de las publicaciones universitarias, nos invita a navegar entre las copas de aguardiente. Espero con ansias el segundo volumen.

  8. 4 out of 5

    Julie

    Un libro para reír, incluso cuando se quiere llorar.

  9. 5 out of 5

    Maria

  10. 4 out of 5

    Ivan

  11. 4 out of 5

    Nathalie Muñoz

  12. 4 out of 5

    César

  13. 5 out of 5

    Sergio

  14. 5 out of 5

    Juan Valencia

  15. 5 out of 5

    María Botero

  16. 4 out of 5

    Sergio León

  17. 5 out of 5

    Monica

  18. 5 out of 5

    Tomás Henao Villada

  19. 4 out of 5

    Aleex Perez

  20. 5 out of 5

    Asampayo

  21. 4 out of 5

    Alejandro González Renza

  22. 5 out of 5

    María Domínguez Londoño

  23. 5 out of 5

    Marcela Gómez

  24. 5 out of 5

    Mara

  25. 5 out of 5

    Julian Urbina

  26. 5 out of 5

    Gabriel

  27. 5 out of 5

    Santiago Cembrano

  28. 5 out of 5

    Paul Caceres

  29. 5 out of 5

    Andrés

  30. 5 out of 5

    Carlos Pérez

Add a review

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading...
We use cookies to give you the best online experience. By using our website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.