counter create hit Landscapes of Freedom: Building a Postemancipation Society in the Rainforests of Western Colombia - Download Free eBook
Ads Banner
Hot Best Seller

Landscapes of Freedom: Building a Postemancipation Society in the Rainforests of Western Colombia

Availability: Ready to download

2019 Winner, Colombia Section, Michael Jiménez Prize, Latin American Studies Association After emancipation in 1851, the African descendants living in the extra-humid rainforests of the Pacific coast of Colombia attained levels of autonomy hardly equaled anywhere else in the Americas. This autonomy rested on their access to a diverse environment—including small strips of 2019 Winner, Colombia Section, Michael Jiménez Prize, Latin American Studies Association After emancipation in 1851, the African descendants living in the extra-humid rainforests of the Pacific coast of Colombia attained levels of autonomy hardly equaled anywhere else in the Americas. This autonomy rested on their access to a diverse environment—including small strips of fertile soils, mines, forests, rivers, and wetlands—that contributed to their subsistence and allowed them to procure gold, platinum, rubber, and vegetable ivory for export. Afro-Colombian slave labor had produced the largest share of gold in the colony of New Granada. After the abolishment of slavery, some free people left the mining areas and settled elsewhere along the coast, making this the largest area of Latin America in which black people predominate into the present day. However, this economy and society, which lived off the extraction of natural resources, was presided over by a very small white commercial elite living in the region’s ports, where they sought to create an urban environment that would shelter them from the jungle. Landscapes of Freedom reconstructs a nonplantation postemancipation trajectory that sheds light on how environmental conditions and management influenced the experience of freedom. It also points at the problematic associations between autonomy and marginality that have shaped the history of Afro-America. By focusing on racialized landscapes, Leal offers a nuanced and important approach to understanding the history of Latin America.


Compare
Ads Banner

2019 Winner, Colombia Section, Michael Jiménez Prize, Latin American Studies Association After emancipation in 1851, the African descendants living in the extra-humid rainforests of the Pacific coast of Colombia attained levels of autonomy hardly equaled anywhere else in the Americas. This autonomy rested on their access to a diverse environment—including small strips of 2019 Winner, Colombia Section, Michael Jiménez Prize, Latin American Studies Association After emancipation in 1851, the African descendants living in the extra-humid rainforests of the Pacific coast of Colombia attained levels of autonomy hardly equaled anywhere else in the Americas. This autonomy rested on their access to a diverse environment—including small strips of fertile soils, mines, forests, rivers, and wetlands—that contributed to their subsistence and allowed them to procure gold, platinum, rubber, and vegetable ivory for export. Afro-Colombian slave labor had produced the largest share of gold in the colony of New Granada. After the abolishment of slavery, some free people left the mining areas and settled elsewhere along the coast, making this the largest area of Latin America in which black people predominate into the present day. However, this economy and society, which lived off the extraction of natural resources, was presided over by a very small white commercial elite living in the region’s ports, where they sought to create an urban environment that would shelter them from the jungle. Landscapes of Freedom reconstructs a nonplantation postemancipation trajectory that sheds light on how environmental conditions and management influenced the experience of freedom. It also points at the problematic associations between autonomy and marginality that have shaped the history of Afro-America. By focusing on racialized landscapes, Leal offers a nuanced and important approach to understanding the history of Latin America.

14 review for Landscapes of Freedom: Building a Postemancipation Society in the Rainforests of Western Colombia

  1. 4 out of 5

    Emmita Bee

    Claudia Leal's book is a rich and compelling environmental history of the Chocó region of Colombia. Leal has done very thorough research and is able to tell the story of free Blacks in the Chocó with both detail and nuance. Leal shows that the forces of autonomy and marginality worked together throughout the 18th, 19th, and early 20th century to support the freedom of Blacks in the Chocó. In the first half of the book, she focuses on resource extraction, showing how Black people earned and maint Claudia Leal's book is a rich and compelling environmental history of the Chocó region of Colombia. Leal has done very thorough research and is able to tell the story of free Blacks in the Chocó with both detail and nuance. Leal shows that the forces of autonomy and marginality worked together throughout the 18th, 19th, and early 20th century to support the freedom of Blacks in the Chocó. In the first half of the book, she focuses on resource extraction, showing how Black people earned and maintained their freedom though using forest, rivers, and ocean resources to participate in export economies and achieve subsistence. While Blacks worked and even purchased gold mines and controlled vegetable ivory production, they were also often subordinate to the small but powerful white merchant and owning class in the region. Leal's chapters on resource extraction tell this story with a combination of statistics, vignettes, and historical background. The second section focuses on racicalized landscapes. I particularly enjoyed learning about how Blacks provided the riches and labor to build the Chocó's urban environment, yet faced great discrimination at the hands of the small white elite class. Nonetheless, becase they formed the majority of both rural and urban residents, Blacks' way of life still dominated the culture of the region. While Leal's book ends in the 1930s, it provided insights into the marginality and autonomy of modern day Chocó. I look forward to engaging her work in my writings on the Guajira region of Colombia, another marginal yet autonomous frontier. I recommend this book to scholars interested in socio-environmental studies, Afro-descendant histories, and Latin America. While it is an academic text, it is definitely not over theorized, and offers a compelling read for anyone interested in the Chocó region of Colombia.

  2. 4 out of 5

    Tom Gil

    Reviewed by Katherinne Mora Pacheco (Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia) Published on H-LatAm (March, 2019) Commissioned by Casey M. Lurtz (Johns Hopkins University) En Landscapes of Freedom, Claudia Leal se pregunta por la relación entre una naturaleza propia de las selvas del Pacífico colombiano y una sociedad conformada en su mayoría por una población autorreconocida como negra,[1] en el lapso comprendido entre 1850 y 1930. En ese sentido, podría catalogarse como un libro de Histor Reviewed by Katherinne Mora Pacheco (Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia) Published on H-LatAm (March, 2019) Commissioned by Casey M. Lurtz (Johns Hopkins University) En Landscapes of Freedom, Claudia Leal se pregunta por la relación entre una naturaleza propia de las selvas del Pacífico colombiano y una sociedad conformada en su mayoría por una población autorreconocida como negra,[1] en el lapso comprendido entre 1850 y 1930. En ese sentido, podría catalogarse como un libro de Historia Ambiental. Sin embargo, no se restringe a este campo. Las cuestiones sobre las cuales reflexiona y la manera de abordarlas, son de interés para quienes prefieren mantenerse dentro de los límites imaginarios de otras formas de hacer historia. Entre los ejemplos, cabe destacar los dos conceptos fundamentales que son eje de su argumentación y dan nombre a cada una de las dos partes en las cuales se divide el libro: economía extractiva, relacionada con la existencia de un campesinado selvático y negro, y paisaje racializado. La economía extractiva base del Pacífico colombiano para el periodo de estudio, no debe confundirse con el extractivismo ejercido en décadas recientes. Para la autora, sus protagonistas no se proletarizaron, sino que constituyeron un campesinado negro y selvático. El manejo de diversos ecosistemas (manglares, selvas, ríos y zonas de inundación) donde se ejercía la caza, la pesca, la recolección y el cultivo en pequeñas parcelas, suplía las necesidades de alimento, vestuario, transporte y vivienda, condición no solo necesaria para la subsistencia sino para la autonomía. Al mismo tiempo, las materias primas de demanda internacional (primero el oro, luego el caucho, la tagua y el platino) eran suministradas a los comerciantes por la población negra local con mano de obra familiar. Esto era posible porque, para Leal, el acceso a los recursos tiende a incrementarse en áreas consideradas marginales donde la competencia es reducida. En este caso, esa condición se cumplía desde finales del siglo XVII por factores como la ausencia del sistema de plantación, la falta de control de las autoridades sobre las cuencas de los ríos Atrato y San Juan y la mínima presencia de élites blancas en la región [Fragmento? Capítulo 1]. La falta de supervisión, el abandono de minas cuando dejaban de ser rentables y la presencia de oro en depósitos aluviales, fueron condiciones que, desde la Colonia y hasta las primeras décadas del siglo XX, facilitaron el acceso a este metal por parte de la población negra. Las ganancias podían emplearse para adquirir ropa, alimentos, tabaco y licor, pero, hasta la abolición oficial de la esclavitud en 1851, también se usaron para comprar la libertad propia o la de familiares (capítulo 1). Para la segunda mitad del siglo XIX y principios del XX, cuando aumenta la demanda mundial de caucho y otras gomas (que lamentablemente la autora no identifica con su nombre científico) y posteriormente de tagua o marfil vegetal, la abundancia de vegetación que proveía estos elementos sin necesidad de cultivarlos, la baja densidad de población y de apropiación de la tierra (limitada aún más en 1907 cuando las selvas se declararon de dominio público), favorecieron también la inserción de la población negra en estas extracciones (capítulos 2 y 4). Aunque Leal también aborda algunos casos de compañías que apropiaron por concesión áreas importantes donde podía extraerse platino o tagua (Compañía Minera Chocó Pacífico, New Timbiquí Gold Mines Ltd.), el respaldo estatal que requerían no fue efectivo, sus modificaciones sobre el paisaje fueron limitadas porque su tecnología no siempre podía implementarse, y la población negra no perdió sus posibilidades de subsistencia. Por supuesto, existieron límites para ejercicio de autonomía. Uno de los más destacados en el texto (capítulo 3) es la relación con los comerciantes que pagaban sumas irrisorias por las materias primas al tiempo que ofrecían sus mercancías con sobrecostos y que eran el anzuelo para contraer deudas que se pagaban con trabajo. Sin embargo, el carácter temporal de las casas comerciales debido a la fluctuación de los precios o a otras vicisitudes y el acceso que la población negra tenía a los recursos en ese “paisaje de libertad”, impidieron que la independencia de la mayoría se pusiera en riesgo. El otro eje del texto, el paisaje racializado, hace referencia a los imaginarios de las élites sobre el Pacífico y su población, basados en las concepciones de raza e inferioridad racial que predominaron a lo largo del siglo XIX y en las primeras décadas del XX (capítulo 5). Así, las representaciones del Pacífico se enfocaban en unas selvas supuestamente vírgenes, pero sobre todo inhóspitas y malsanas, al tiempo que la población afrodescendiente se estereotipaba como salvaje, parte del paisaje, incapaz de transformar la naturaleza, poco apta para la vida urbana y el trabajo. Desde el punto de vista de las élites, una población en esas condiciones demandaba un avance de la civilización que se expresaba en programas de mejoras urbanas, construcción de obras públicas, el impulso a los misioneros para evangelizar y educar, y los intentos para reemplazar expresiones artísticas africanas por las que predominaban en los Andes o eran importadas de Europa (capítulo 6). Como los lectores descubrirán, por diversas condiciones muchos de los planes se frustraron y derivaron en mayores problemáticas. Pero los prejuicios que se construyeron incidieron en la configuración de una división racial del trabajo y en la profundización del abandono de las élites y las autoridades; a su vez, esas visiones decimonónicas se perpetúan hasta nuestros días y, al menos en parte, explican por qué los historiadores no le han dado atención suficiente a la región o, cuando menos, tiene una visión borrosa de ésta. En este sentido, es importante resaltar el aporte metodológico y, sobre todo, historiográfico que se encuentra en el texto. En apariencia, el punto de inicio para la delimitación temporal, marcado por las reformas liberales, pareciera ser el mismo empleado por muchos de los estudiosos del siglo XIX. Sin embargo, Leal establece un diálogo, poco frecuente pero necesario, con la Colonia, aproximación que le permite distanciarse de la repetición de las interpretaciones de los pensadores decimonónicos sobre el dominio español. Landscapes of Freedom no solo es una obra en clave de larga duración porque mira hacia el pasado, sino porque nutre la discusión sobre un presente de extractivismo, fomento a la inversión extranjera en proyectos minero-energéticos y problemáticas sociales complejas. En cuanto a la delimitación espacial, la autora se enfrentó al reto de trabajar una región sobre la cual, en relación con los Andes o el Caribe, existen pocas fuentes documentales y la mayoría de los registros fueron producidos por mestizos y blancos, en muchos casos desde la distancia, no por la población negra local. No obstante, Leal demuestra que la escasez de fuentes o el cuestionamiento de su procedencia no son sinónimos de inexistencia y que el rompecabezas puede armarse a través de la excavación en diferentes archivos y bibliotecas y el trabajo de campo que los historiadores solemos dejar para los estudiosos de otras disciplinas. Por la selección del área de estudio, Landscapes of Freedom también podría clasificarse como un libro de historia regional, de interés para los estudiosos del Pacífico colombiano. Pero no se queda en ese ámbito. A nivel global, la narración no se desconecta de la demanda de materias primas y los intereses de expansión e inversión por parte de los países industrializados. Con todo, hubiera sido deseable una mayor profundización en la relación con las curvas de la oferta y demanda a nivel global, la comparación con otras áreas productoras de las mismas primas y la reconstrucción de la cadena de mercancías. Para los estudios sobre Latinoamérica, la obra de Leal es un insumo para los estudios comparativos sobre las regiones con alta proporción de población afrodescendiente y mano de obra que fue esclavizada porque reconstruye un caso particular donde múltiples factores se conjugaron como garantes de autonomía. Pero el mayor aporte es para los estudios desde y sobre Colombia. Primero, porque es un llamado los autores de los manuales de historia para que se basen en estudios regionales profundos, no en generalizaciones o extrapolaciones, y que incluyan a ese otro país que existe más allá de los Andes y el Caribe. Con la investigación de Leal, se demuestra que los procesos de ocupación de baldíos y de expansión de la frontera agrícola no fueron solo un asunto de blancos y mestizos que bajaron de las tierras altas a los valles interandinos, sino que existió un movimiento migratorio con el mismo impulso, pero entre tierras bajas del Pacífico y ejercido por negros. Los imaginarios decimonónicos que configuran ese paisaje racializado, alimentan la concepción de naturaleza prístina en el Pacífico y niegan la capacidad de expansión e intervención de sus habitantes. También, al demostrar la existencia en el Pacífico de población de libertos importante aún para el siglo XVIII y del acceso a recursos antes del fin oficial de la esclavitud, se cuestionan supuestos, también heredados de pensadores decimonónicos, sobre el abandono de la minería en el Pacífico después de la independencia o del mazamorreo y la pequeña minería artesanal como formas de producción propias de los antioqueños libres. Así, Leal discute las narrativas que asocian la emancipación de los negros con una concesión legal y paulatina de los blancos porque, más allá de las conocidas limitaciones que en la práctica tuvieron estas medidas, el caso del Pacífico es particular por la autonomía que se había ganado sin la mediación de los dirigentes. Por qué esa misma marginalidad, después de 1930, limitó la independencia y oportunidades de esa misma población, es una pregunta que la autora deja para futuras investigaciones. En segundo lugar, cabe resaltar el debate que Leal genera con la historia agraria por la importancia que tradicionalmente ha dado a los conflictos por tenencia de la tierra. Los resultados de su investigación invitan a pensar si, en casos como el del Pacífico, la lucha, aunque ejercida por campesinos, fue más bien por el acceso a recursos, y, mientras se garantizó el dominio público y no existió una fuerte competencia, no hubo premura por los derechos de propiedad. En tercer lugar, aunque Leal coincide con la visión generalizada sobre una inmigración extranjera mínima, casi insignificante, en el territorio colombiano durante el siglo XIX, también presenta múltiples casos de instalación de misioneros, científicos, empresarios mineros y comerciantes de origen francés, inglés, estadounidense, sirio-libanés, alemán e italiano y hasta un caso neozelandés. Cabe preguntarse entonces si los historiadores hemos minimizado el fenómeno y anulado los estudios sobre migración foránea no solo por el uso de referentes como el estadounidense, argentino, brasileño, peruano o mexicano, que por mucho superan el caso colombiano, sino por basarnos en el registro de intelectuales y políticos con unos sueños truncos de inmigración masiva como arma de civilización y blanqueamiento. Otros planteamientos que invitan a la discusión y a la construcción del conocimiento podrán ser hallados por quienes se aproximen al texto. Buena lectura. Note [1]. La autora usa con frecuencia en el texto el término "black" para referirse a la población de origen africano. No se trata de un adjetivo discriminatorio o despectivo, sino que se prefiere al de afrodescendiente debido al autorreconocimiento de las comunidades como negras.

  3. 4 out of 5

    Izetta Autumn

  4. 5 out of 5

    Ke

  5. 5 out of 5

    Bree

  6. 4 out of 5

    Michael

  7. 4 out of 5

    Nosipho

  8. 5 out of 5

    G

  9. 4 out of 5

    Alex

  10. 4 out of 5

    Audrey

  11. 4 out of 5

    Em Bee

  12. 4 out of 5

    J

  13. 4 out of 5

    Camila Rolon

  14. 4 out of 5

    Valeria Serrano

Add a review

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Loading...
We use cookies to give you the best online experience. By using our website you agree to our use of cookies in accordance with our cookie policy.